La inquietante leyenda de las gárgolas que adornan la Catedral de Notre Dame

16 | abril | 2019

La inquietante leyenda de las gárgolas que adornan la Catedral de Notre Dame

Las gárgolas más famosas del mundo son las que descansan en la cornisa de Notre Dame, en París. Fueron incorporadas en un plan de restauración en el 1800. Sin embargo, las gárgolas han despertado las leyendas más asombrosas y tenebrosas, que llegaron hasta nuestros días.

La palabra “gárgola” como tal surgió en Francia a partir de la palabra “gargouille”, que se asocian a la palabra garganta y a las estatuas que expulsan agua por la boca. Sin embargo, la etimología nació de una antigua leyenda llamada “La Gargouille”, que cuenta la historia de un dragón que aterrorizaba a los habitantes de un pueblo, llamado Rouen.

Según narra esa leyenda, un dragón tragaba barcos, inundaba el pueblo y atemorizaba a sus pobladores. Un día llegó un sacerdote llamado Romanus que decidió derrotar al dragón si el pueblo se convertían al cristianismo.

Romanus logró vencer a La Gargouille haciendo el signo de la cruz, enterró su cuerpo y expuso la cabeza afuera de la iglesia, para espantar a otros dragones.

A pesar de tener un uso práctico como desagües decorativos, tenían fines ideológicos y míticos. Para la Iglesia Medieval Católica, estas figuras representaban la maldad, los demonios y el dolor para los que tuvieran que pagar sus pecados en la vida después de la muerte. De esta forma, los creyentes veían el interior de la iglesia como la salvación.

Sin embargo, las gárgolas más reconocidas son las que se encuentran en la catedral de Notre Dame. La magnífica edificación incorporó las figuras antropomórficas a mediados de 1800, en un plan de restauración que estuvo del arquitecto Eugène Viollet-le-Duc y el escultor Victor Pyanet.

Las gárgolas originales sufrieron la erosión de la lluvia, mientras que otras fueron removidas o destruidas entre el XVII y XVIII, en el período de la Revolución Francesa. Las figuras que hoy están presente en la catedral de Notre Dame son una mezcla de varios animales fantásticos, y algunas ni siquiera cumplen la función principal de las gárgolas, sino que son quimeras.

La principal leyenda que existe en torno a las esculturas fantásticas de Notre Dame cuenta que tras el asesinato de Juana de Arco (en un principio, acusada de herejía y póstumamente beatificada), las gárgolas despertaron y bajaron a aterrorizar a la ciudad.

Además, estas figuras fantásticas fueron la inspiración de Victor Hugo para escribir la historia Nuestra Señora de París (1831), que fue la base de la película animada “El jorobado de Notre Dame” de Disney.

Fuente: Cien Radios

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
16 | abril | 2019

Buscar