5 técnicas para relajarse y alejar el estrés y la ansiedad: respiración, risa y pilates

15 | agosto | 2019

5 técnicas para relajarse y alejar el estrés y la ansiedad: respiración, risa y pilates

Sin darnos cuenta, es probable que caigamos en las garras del estrés y la ansiedad a causa de las numerosas tareas que nos proponemos a diario, el trabajo, el estudio y los problemas. Estas dos afecciones pueden provocarnos desde exceso de peso hasta episodios graves como un infarto.

El estrés puede manifestarse de diferentes maneras y algunas de ellas son taquicardia, aumento de la presión arterial, respiración acelerada y es menos profunda, tensión y sudor en la piel. Ante cualquiera de estos síntomas es importante que busquemos ayuda y no los ignoremos.

Según el estudio 360 Wellbeing Survey 2019: Well and Beyond, de la compañía de seguros de salud para empresas Cigna, el deporte es muy importante para bajar el estrés. También es importante hablar con la familia o los amigos, comenzar a hacer alguna actividad que nos guste por fuera del trabajo y dormir más.

Pero, además de estas actividades que realmente ayudan a luchar contra el estrés y la ansiedad, existen cinco métodos de relajación que podrían cambiarnos la vida.

estres

1. Respiración diafragmática

En el momento en el que detectamos que estamos con estrés es importante que sepamos que el cuerpo, al necesitar más oxígeno, provoca que la respiración se acelere. La oxigenación del organismo necesita aumentar el volumen de aire que respiramos y para lograrlo, lo mejor es hacer entre 5 y 10 inspiraciones y expiraciones abdominales, de forma lenta y profunda desde el diafragma. Tomá aire por la nariz y expúlsalo por la boca.

2. Relajación muscular progresiva

“La relajación es una técnica de reducción de la activación fisiológica que ha demostrado ser eficaz para el tratamiento de los trastornos de ansiedad y otros desórdenes emocionales”, según explicaron desde el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social de España. Para ello debemos practicar estas técnicas: “Consiste en aprender a disminuir la tensión muscular realizando ejercicios de tensión, poco intensos y breves y de relajación, más largos. Debemos centrarnos en las sensaciones que producen ambos pasos para adquirir las habilidades necesarias que nos permitirán identificar la tensión y eliminarla”. El proceso se divide en tres fases.

La primera fase consta de contraer y relajar los músculos de la cabeza a los pies. Se empieza por la cara y se sigue con el cuello y los hombros, que se tensan y distensan tres veces. Luego, se contraen brazos y manos, de manera alternativa; se estiran las piernas, levantándolas hacia arriba, después el tórax, inspirando y reteniendo el aire unos segundos.

En la segunda fase hay que repasar mentalmente cada una de las partes del cuerpo trabajada, para sentir cómo se han relajado. Por último, en la tercera fase hay que dejar que afloren en la mente los pensamientos positivos.

estres

3. Visualización positiva

Hay que activar recuerdos de escenas como las que nos regalan las vacaciones. Alimentar la imaginación y dirigir la concentración en imágenes positivas y agradables.

4. Reír y sonreír

La risa y la sonrisa ayudan a liberar dopamina, endorfinas y serotonina. La idea es que estas biomoléculas relajen el cuerpo, reduzcan el ritmo cardíaco y disminuyan la tensión arterial, lo cual es muy útil para bajar los síntomas del estrés.

5. Yoga y pilates

Ambas actividades, además de mantenernos en un peso saludable y lejos de enfermedades, también pueden ayudarnos a alcanzar un estado de relajación que permita controlar el estrés y la ansiedad.

Fuente: Salud 360

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail
15 | agosto | 2019

Buscar